JuVaughn-Harrison

Son buenos tiempos para el atletismo, que ha acelerado el paso esta temporada evocando los tiempos que precedieron a los Juegos Olimpicos de Pekín, propiciados por la escalada tecnológica en el material. Los trials USA, un termómetro indiscutible, han alimentado la euforia. Florece el joven Erriyon Knighton, 17 años, que doblará en Tokio en 100 y 200, Sydney McLaughlin bate el récord del mundo de 400 vallas con la barrera rota de los 52 segundos (51.90) y JuVaughn Harrison logra billete olímpico en altura y longitud, algo anacrónico, como hizo hace 109 años Jim Thorpe.

Las trenzas azules aumentan el foco sobre el polivalente saltador, el primero que conquistó las dos coronas universitarias del foso y la colchoneta en un mismo certamen. Su mérito no es equiparable al del mito de principios de siglo XX por la enorme especialización que hay en la actualidad en cada rincon del deporte. Thorpe saltaba a tijera y el rey Gustavo V de Suecia lo definió como "el mejor atleta del mundo" cuando el descendiente de tribus indias ganó el pentatlón y el décatlon. También brilló en béisbol y football.

Harrison, 22 años, despachó la cita de Eugene, a pesar del calor extremo que pospuso las pruebas al registrarse 42 grados, con un salto horizontal de 8,47 y uno vertical de 2,33, aunque acredita esta temporada 2,36. En ambas tablas arroja la segunda mejor marca del curso lo que alimenta el relato de lo que podría llegar a hacer en un mes. Encarna el prototipo de joven amante del rap, pantalones caídos, un aparatoso tatuaje en el bíceps derecho y los videojuegos.

Madre atleta

De padres jamaicanos, se crió en Huntsville, la ciudad que también vio nacer al golfista Stewart Cink. Su madre fue una notable vallista lo que da una pista de los genes.

No fue hasta el último año de secundaria, 16 años, cuando decidió centrarse en el atletismo. Había probado el football y el baloncesto antes. Tras dominar los campeonatos universitarios indoor y outdoor se enfrenta al desafío más excitante desde los tiempos de Carl Lewis,que era de Alabama, como Harrison. En eso confían en Louisiana State, el campus que también cobija a Sha'Carri Richardson, otro fabuloso descubrimiento en los 100 femeninos esta temporada.

Certamen deportivo
Deporte