osorio

La vinculación de Juan Carlos Osorio como técnico del América de Cali fue recibida con mucha expectativa por parte de sus aficionados, jugadores y directivos. A la par de la firma del contrato del nuevo timonel por dos años se confirmó a GCA Airlines como nuevo patrocinador, noticia alentadora en un momento económico tan complicado.

Hace 18 años que el elenco escarlata no avanza a una instancia importante de Copa Libertadores, algo que sin duda motivó a los directivos a buscar una alternativa en el banquillo que pueda recuperar dicho protagonismo, aunada a la consecución de verdaderos refuerzos.

El entrenador aceptó que tiene varios objetivos en un proyecto deportivo con el cual se sientan orgullosos los americanos. Entre los de corto plazo enumeró los siguientes: “Tener un equipo muy competitivo, un equipo que juegue bien y que ojalá a través de que juegue bien le dé muchas alegrías a la hinchada y a todos los que tienen que ver con la institución. A mediano plazo consolidar a varios o a muchos de los muchachos que están figurando y han sido influyentes en estos dos últimos años en el club, los que permanecen obviamente las ilusiones son que se consoliden, que le den muchos más triunfos al equipo y a los que no están, desearles lo mejor”.

De igual forma, añadió que a largo plazo está “que podamos volver a jugar fútbol internacional, que los podamos llevar la camiseta dignamente y que el fútbol colombiano quede muy bien representado”.

En cuanto a si encontrará las garantías para realizar su proyecto, dijo que “esa pregunta da para un debate muy largo, hay que pensar cuál es la situación socio-política del país y creo que si tenemos graves problemas de infraestructura y en la parte médica, en la parte política, en la parte de salud y en la de salud, especialmente, sería muy lírico de nuestra parte pretender que el fútbol es la excepción.

Ahora estamos muy alegres por lo que deportivamente Colombia está haciendo con el fútbol y antes con los ciclistas, pero no nos podemos alejar de la realidad, de todas las limitantes que hay en nuestro país. Yo no le pido ni le exijo garantías a nadie, trato de convencerlos y de sugerirles que debemos mejorar.

Si voy a ese punto, tenemos muy claro que lo ideal sería tener tres canchas de entrenamiento para poder traer a las categorías Sub 15, Sub 17 y Sub 20 a entrenar, aquí hay dos categorías Sub 23 que las estamos analizando para ver cómo sería el futuro de ellos, pero creemos que la competitividad de la que tanto se habla en nuestro fútbol se logra a través del día a día y la competencia sana en torneos de alto nivel, y esas categorías no tienen en Colombia torneos de alto nivel para pretender que nuestros jugadores a los 15, a los 17 años, estén tomando decisiones cruciales bajo presión, me refiero bajo las expectativas del escrutinio público y las consecuencias de cada decisión”.

También explicó lo que tiene proyectado en la sede de entrenamiento: “Creemos que una de las maneras es trayendo los jóvenes a trabajar con jugadores del primer equipo y eso se logra con canchas. Lo otro, en la parte atlética, para complementar en la intensidad, hay que mejorar en la parte del jugador desde un punto de vista individual y allí se necesita un centro de alto rendimiento. Al igual que lo hemos logrado en otros procesos anteriores, trataremos de convencer a los que toman las decisiones acá, a los que deciden dónde se debe invertir, que la inversión principal en cualquier proceso está en la educación-formación de los jóvenes, como en todas las áreas de la vida, que si educamos mejor y podemos formar mejor a nuestros jugadores, no solamente no solamente vamos a tener mejores futbolistas sino mejores seres humanos y al final eso ojalá que produzca un mejor país”.

Acerca de la forma de potenciar la cantera roja, dijo que “los aspectos fundamentales para poder tener muy buenos educadores y educar a todo nuestro país, a todos los niños, habría que apoyarnos en la neurociencias y empezar a entenderla, la neuroplasticidad, la neurogénesis, y entender que la edad más importante de cualquier ser humano está entre los 3 y los 7 años, y de pronto un poquito más hasta los 10, creería yo que allí los formadores tendrían también que ser parte fundamental, ya no en la educación que debe ser en su propio hogar, pero sí en la formación en lo futbolístico diseñando sesiones en las que el aspecto fundamental a tener en cuenta es cómo retar, desafiar, en el buen sentido de la palabra, la parte cognitiva de nuestros niños, preadolescentes y adolescentes, y no como ha sido históricamente, en espacios cerrados y teniendo muy cuenta el aspecto fisiológico.

Si nos atenemos a que en los últimos 15 años el avance de nuestra raza humana ha sido en entendimiento, un poco más entender mejor el cerebro, indiscutiblemente que la parte cognitiva es la principal y por eso nos reiteramos nosotros que necesitamos las dos o tres canchas para poder entrenar en el juego todas esas situaciones simuladoras preferenciales de las que habla Francisco Seiru-lo, que nosotros simplemente las llamamos situaciones reales de juego, es lo mismo, y un poco delicado lo que voy a decir, pero creería que tanto los educadores como los formadores deberían ganar mejor, ser remunerados económicamente mucho mejor para que encuentren en su trabajo esa pasión de hacerlo de la mejor manera y que puedan tener una muy buena vida y que se puedan educar y formar ellos mismos para poder educar y forma a nuestros jugadores jóvenes”.

De la misma manera sostuvo de qué manera va a potenciar la plantilla: “Nos ilusionamos porque creemos que está muy claras las maneras y las formas de poder lograr un equipo competitivo, que ojalá a futuro nos lleve a competir internacionalmente en la manera en que nosotros nos ilusionamos a pensar. Entendemos las limitantes que hay, en Colombia no podemos repatriar, como hacen los equipos brasileros o los argentinos, que han hecho inversiones grandísimas en los últimos años para poder repatriar jugadores y armar un equipo que pueda disputar títulos internacionalmente.

Creemos que contratando jugadores colombianos en la Liga nuestra, no necesariamente los que más sobresalen en los equipos con más historia o los más grandes, entendiendo que al final lo más importante es el juego como colectivo y no como un individuo, creo que las complementariedades, las combinaciones que podamos lograr nos va a dar esa posibilidad, ojalá que podamos cambiar eso por una probabilidad y lo sabremos en la medida en que veamos cómo asumen los jugadores que llegan nuevos, los que están ese gran compromiso de actuar a una idea de juego que es arriesgada y que cuando se da es para aprovecharla los hinchas, y cuando no, para sufrir.

Ojalá que podamos encontrar esa manera de compensar el equipo, que tengamos entre todos un conjunto muy competitivo y que esos certámenes internacionales los podamos disputar de la mejor manera”.

Certamen deportivo
Video de noticia
Deporte